Blog

¿Por qué invertimos en el mercado americano?

La década entre el 2010 y 2020 ha sido uno de los periodos más largos y de mayores rendimientos de la historia para las inversiones (acciones y bonos) de Estados Unidos.

En 10 años, el índice S&P500, que representa a las acciones de las 500 principales empresas de Estados Unidos y es referente de las inversiones en el mundo, acumula un rendimiento mayor a +230% en dólares.

Como referencia, en el mismo periodo, las acciones de las principales empresas de Europa y de los países emergentes, acumulan rendimientos menores al +22% en dólares, la décima parte de lo generado en Estados Unidos.

Durante los últimos años, la diferencia se mantiene siempre, en mayor o menor medida. Y cada vez que hay una crisis, el mercado americano se cae menos y se recupera más rápido.

Esto hace que el mercado americano sea el mejor lugar para cuidar y hacer crecer el dinero en el tiempo.

¿Por qué los mercados europeos no generan mayores rendimientos? ¿Por qué el mayor crecimiento económico (PBI) de los países emergentes no genera mayores rendimientos? ¿Cómo se diferencia el mercado financiero de Estados Unidos? ¿Cómo afecta nuestras inversiones? ¿Qué recomendamos?

¿Por qué los mercados europeos no generan mayores rendimientos?

Por dos motivos: (1) porque su crecimiento económico no genera el mismo valor, y (2) porque sus economías son fragmentadas y burocráticas.

Las economías europeas, como las de la mayoría de países desarrollados, crecen más lento. Sus poblaciones y sus mercados internos son más estables pero no crecen en la misma medida que países menos desarrollados.

Además, en la última década, los países europeos (y las empresas que participan en sus mercados) no han generado mayores factores de productividad (cambios usualmente tecnológicos, regulatorios o sociales) que hagan que las compañías generen más valor con el mismo o menor esfuerzo (al mismo o menor costo).

Por más que Europa funciona como un bloque para algunos temas, sigue siendo un grupo fragmentado de naciones. Esto no ha permitido políticas económicas y sociales coordinadas, en la misma magnitud que en otros países desarrollados.

Además, sus políticas con tendencia social y el diseño de algunas de sus normas y regulaciones, coloca una gran carga (costo de operar) sobre sus empresas, haciéndolas al final menos competitivas y eficientes.

El mercado europeo refleja estas realidades en el precio de sus activos.

¿Por qué el mayor crecimiento económico (PBI) de los países emergentes no genera mayores rendimientos?

Por dos motivos: (1) porque los mercados financieros de los países emergentes no son eficientes, y (2) porque sus instituciones son frágiles.

Para ser eficiente, un mercado necesita un gran número de inversionistas, que participen activamente en una buena variedad de activos financieros. Además, se necesita que el mercado tenga buena información, que sea muy confiable y que tenga una estructura de costos y procesos que incentive la participación.

Los mercados financieros de los países emergentes no cumplen con muchas de estas características.

El número de inversionistas que participan es reducido. Unos pocos son dueños de la mayoría de los activos de inversión disponibles (muy concentrado). Eso limita la competencia y la actividad, lo cual dificulta la capacidad de comprar o vender (poca liquidez) especialmente en momentos de crisis.

La variedad de activos financieros es baja porque las condiciones del mercado (regulación, costos, etc) desincentivan a las empresas a considerarlo como un canal de financiamiento viable. Los costos para invertir son elevados porque hay pocas empresas intermediarias (SAB o sociedades agentes de bolsa), la regulación es onerosa (costosa y complicada) y los incentivos para competir son bajos (unos pocos dominan el mercado).

Además, la fragilidad de las instituciones (regulación, sistema legal y político), dificulta la existencia de reglas de juego claras y previsibles. Cuando las reglas de juego no son claras, se crea desorden y distorsiones, lo cual se traduce en riesgo.

La información no fluye de manera transparente y ordenada, lo cual dificulta la toma de decisiones y genera más volatilidad (movimiento en los precios).

Frente a esto, muchos inversionistas interesados prefieren no participar activamente, ya que el riesgo de participar supera la ganancia potencial.

Estas realidades se traducen en precios más bajos, y que no siempre guardan concordancia con el valor de sus activos.

¿Cómo se diferencia el mercado financiero de Estados Unidos?

El mercado financiero de Estados Unidos es el más grande y desarrollado del mundo. Su historia, solidez y relevancia lo posicionan como el centro financiero para el resto de mercados financieros globales.

Todos los días, atrae a millones de inversionistas de todas partes del mundo que participan activamente comprando y vendiendo diferentes tipos de instrumentos financieros. Esto hace que sea el mercado más competitivo y líquido del mundo (mayor profundidad).

Su alta competitividad reduce los costos de invertir el dinero y hace que los precios de los activos financieros reflejen mejor su verdadero valor.

Por otro lado, las empresas más grandes y prestigiosas del mundo buscan estar representadas en este mercado. Esto les permite acceder a una fuente de financiamiento altamente competitiva y funciona como una gran vitrina para ellas en el mundo.

El mercado americano atrae también a las empresas más innovadoras del mundo. Éstas continuamente aportan nuevos factores de productividad que contribuyen a un crecimiento económico más sostenido y a un mayor incremento de valor en las inversiones.

Si bien el crecimiento económico (PBI) de Estados Unidos está en línea con el de una economía sólida y desarrollada, su eficiencia (traducción en valor) es mayor.

Institucionalmente, la eficiencia y solidez americana fomentan reglas de juego claras, estables y previsibles en el largo plazo. La información fluye de manera transparente, ordenada y sin interrupciones. Todo esto reduce el riesgo e incrementa la participación.

En momentos de gran incertidumbre, Estados Unidos y el dólar americano son por excelencia el refugio para los inversionistas del mundo. En la mayoría de los casos el mercado americano se cae menos y se recupera más rápido. Frente a una crisis, los inversionistas abandonan el riesgo y el mercado americano es donde generalmente van a refugiarse.

Todos estos factores hacen del mercado americano el mejor lugar para cuidar y hacer crecer el dinero en el tiempo.

¿Cómo afecta nuestras inversiones?

El Portafolio Modelo Gamnic (PMG), base sobre la cual diseñamos los portafolios de nuestros clientes, invierte a través del mercado americano, el mercado más eficiente y seguro del mundo.

Las inversiones se hacen en dólares americanos, la moneda más sólida, referente principal de valor en el mundo y que está respaldada por toda la confianza que se tiene en el modelo económico e institucional americano.  

Utilizamos ETFs (fondos negociados en bolsa) que son fondos eficientes (costos muy bajos), líquidos (puedes entrar y salir cuando quieras) y transparentes (composición y precio cierto).

Las inversiones se enfocan principalmente en las acciones y bonos de las principales empresas americanas y del gobierno de los Estados Unidos.

Así, cuidamos el dinero y lo hacemos crecer en el tiempo.

¿Qué recomendamos?

Lo que ya hacemos.

Mantener el dinero que quieres cuidar en dólares, en un portafolio conservador y diversificado, invertido principalmente en las acciones y bonos de las mejores empresas de Estados Unidos

Invertir a través del mercado americano, el más eficiente, líquido, profundo, competitivo y transparente del mundo.

Mantener la disciplina y el enfoque.