Blog

IPO (Ofertas Públicas Iniciales de acciones) ¿Cómo funcionan?

En el 2020, el número Ofertas Públicas Iniciales de acciones (IPO) ha registrado ya el nivel más alto de los últimos 20 años.

Sólo en Estados Unidos, más de 450 compañías han hecho IPO este año y el monto de capital recaudado supera ya largamente el de los mejores años de la burbuja “Dot Com” (´90s-2000).

Hay experiencias de IPOs muy exitosas donde algunos inversionistas han multiplicado su dinero por 8 veces. A la vez, también hay casos donde los compradores han perdido casi el 80% de su dinero.

Airbnb, Snowflake y Uber, en los últimos años, igual que Snapchat, Twitter y Facebook, en su momento, son algunas de las compañías tecnológicas más conocidas que han hecho IPO.

En el mercado ya empieza a sentirse cierto nivel de euforia y las noticias sobre los altos retornos de este tipo de transacciones no paran de llamar la atención.

Solo la semana pasada, la compañía de reparto de comida “DoorDash”, hizo IPO y ya hoy está valorizada en casi US$ 52 billones (monto 50% mayor al valor de la empresa de automóviles The Ford Motor Company).

Hay quienes dicen que estamos entrando a una burbuja parecida a lo que sucedió con las “Dot Com”. Hay otros opinan que esto tiene para largo y que deberíamos acostumbrarnos a este tipo de valorizaciones.

¿Qué es una IPO? ¿Cómo funcionan? ¿Cómo se invierte en una IPO? ¿Por qué hay tanto interés en torno a las IPOs? ¿Cuáles son los principales riesgos? ¿Estamos entrando a una burbuja? ¿Cuál es el efecto en nuestras inversiones? ¿Existe una oportunidad en las IPO? ¿Qué recomendamos?

¿Qué es una IPO?

Es una Oferta Pública Inicial de Acciones (en inglés “Initial Public Offering” – IPO). Es cuando una compañía privada subasta, por primera vez, una parte de sus acciones y las inscribe en el mercado público de valores (la bolsa) para que puedan ser negociadas libremente.

Al hacer esto la compañía pasa de ser una empresa “privada” a ser una empresa “pública”.

Este mecanismo permite a las compañías recaudar capital de inversionistas (que compran sus acciones) y en el proceso marcan un valor de mercado de la empresa (en base al precio que pagan por acción).

¿Cómo funcionan?

El proceso se divide en dos partes, una etapa de “pre-oferta” y una etapa de “colocación al mercado”.

En la etapa de pre-oferta la compañía contrata a uno o varios bancos de inversión que la ayudan cumplir con todos los requerimientos regulatorios y que se comprometen a comprar y colocar todas las acciones que desea ofertar la empresa. En esta etapa los bancos de inversión determinan un precio al cual se colocarán las acciones y toman órdenes de compra de inversionistas institucionales y algunos privados selectos (pre-venta).

En la etapa de colocación al mercado los bancos de inversión transfieren las acciones pre-vendidas a los compradores institucionales y comienzan a ofrecer el resto de las acciones al mercado (oferta pública).

A partir de ese momento las acciones se pueden negociar libremente en la bolsa de valores donde se encuentran inscritas.

¿Cómo se invierte en una IPO?

Hay dos momentos, durante la pre-venta (antes que se ofrezca al mercado) o durante la oferta pública (una vez que se ofrece al mercado).

Son pocos los inversionistas que están invitados a participar de la pre-venta. El banco de inversión maneja “el libro” (lista de compradores, montos y precios) de forma privada. Esta etapa es solo para inversionistas sofisticados y no es accesible al público en general. El precio que se negocia y pacta en esta etapa no refleja necesariamente el precio del mercado, y puede estar muy por encima o por debajo del valor real de mercado.

La etapa de oferta pública es cuando la acción se habilita para ser negociada en la bolsa. Esta etapa sí está abierta a los inversionistas individuales. Este es el momento en que la empresa se vuelve realmente pública. El precio en esta etapa se define por la oferta y la demanda que haya por la acción.

¿Por qué hay tanto interés en torno a las IPOs?

Porque son percibidas como una oportunidad rápida de ganar dinero fácil.

En la etapa de pre-oferta, los bancos de inversión negocian con la empresa un precio de pre-venta, que estiman estará entre 15% y 30% por debajo del precio de mercado (compran a descuento). De esta manera el banco se asegura poder re-vender las acciones, que acordó comprarle a la empresa, sin hacer una perdida.

Al momento que se empiezan a negociar las acciones al mercado, generalmente se produce mucha expectativa y volatilidad (movimientos extremos en los precios) y los inversionistas ven esto como una oportunidad de comprar barato para vender más caro después.

¿Cuáles son los principales riesgos?

Los de cualquier gran especulación: Comprar caro y vender a perdida. Al ser un instrumento nuevo, con precio poco cierto, hay una alta probabilidad de equivocarse.

En la pre-venta, hay una gran asimetría (desigualdad) de información, entre el banco colocador y los compradores. Los pocos que pueden participar de esta etapa pueden terminar comprando muy caro para el valor que el mercado reconozca finalmente.

Un ejemplo fue el IPO de Facebook en el 2012. La acción se colocó en pre-venta a US$38 por acción, pero al empezar la negociación, el mercado no reconoció ese valor, y tres meses después la acción se negociaba a la mitad de su precio de pre-venta. Facebook se demoró casi un año solo en regresar a su precio de pre-venta.

En la colocación al mercado, se también generan grandes expectativas. La negociación a veces se inicia a un precio superior al de pre-venta (ya no hay oportunidad de ganancia inicial) y que no es sostenible en el tiempo.

Por ejemplo, en el IPO de Snapchat en el 2017. La acción se colocó en pre-venta a US$17 por acción y la gran expectativa llevó a que inicie negociación a US$24 (40% por encima de la pre-venta). A partir del día siguiente, y durante dos años, la acción cayó de precio hasta llegar a US$5 (80% de perdida) y no regresó a su precio inicial de negociación hasta casi cuatro años después.

¿Estamos entrando a una burbuja?

Es difícil saberlo con seguridad. El número de IPOs, los montos recaudados y las altas valorizaciones de algunas empresas que salen al mercado nos podría llevar a pensar que sí.

Lo cierto es que las tasas de interés están en mínimos históricos y las personas están buscando activos que les permitan obtener rendimientos más altos. Las IPOs son un segmento altamente especulativo que ofrece el potencial de altos retornos, en plazos cortos, por apostar a nuevos modelos de negocio.

Solo el tiempo podrá definir si los cambios de habito generados por la Pandemia y el desempeño de las empresas que hoy hacen IPO, generan los resultados y el valor de negocio que el mercado les está asignando.

¿Cuál es el efecto en nuestras inversiones?

Ninguno. El Portafolio Modelo Gamnic (PMG), base sobre la cual diseñamos los portafolios de nuestros clientes, no invierte en IPOs y éstas no están incluidas en los principales índices de mercado. En ese sentido, ninguna IPO específica genera un impacto en el portafolio.

El PMG se encuentra invertido en fondos de las acciones y los bonos de las principales empresas de Estados Unidos (EEUU), empresas con trayectoria probada y precio de mercado cierto.

¿Existe una oportunidad en las IPO?

Creemos que no. El alto riesgo que implican estas inversiones especulativas no está alineado con nuestro objetivo de cuidar el dinero.

Cuando una acción sube en su IPO, domina la euforia y los inversionistas compran caro, pensando en no perder la oportunidad. Cuando la acción baja, se genera mucha ansiedad y los inversionistas venden generalmente en pérdida. La poca información y los movimientos extremos generan decisiones emocionales y riesgosas.

En el largo plazo está comprobado que los inversionistas que especulan no solo no le ganan al mercado, sino que, en la mayoría de los casos, pierden.

¿Qué recomendamos?

Recomendamos mantener el dinero que quieres cuidar en dólares, a través de fondos de índices líquidos, eficientes y diversificados, con un enfoque muy conservador en las principales empresas de EEUU.

El portafolio está hoy en su posición más conservadora desde que comenzamos hace 11 años y va rindiendo +6.12% en lo que va del año.

Si hubiera algún ajuste que hacer, te mantendremos informado para que juntos y de manera oportuna tomemos las mejores decisiones.